En feng shui, lo que Hay es lo que Es. Si tu cabecero está vacío, tu cama está vacía. Aunque duermas acompañada. Pero no hay intención, ni objetivo, ni dirección. Si en tu cabecero hay una vírgen, tú estás virginal. Si en tu cabecero tienes una cruz, lo que pase allí por la noche es una cruz. La simbología feng shui es muy potente, pero en los cabeceros mucho más, porque es lo principal que ves antes de acostarte y te va a acompañar durante el sueño. Por eso tienes que prestarle atención. Y utilizarla para recrear lo que para tí sea esencial que pase en esa cama cada noche.
 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad