El que uses una zona o no depende de un sutil conjunto de sensaciones, que resuelve de maravilla la Escuela de las Formas. En la foto puedes ver perfectamente cómo el acceso está “atacado” por el pico de la mesa. Ese pico te está lanzando una flecha envenenada, pero es que además se agrava porque parece el paso de las Termópilas. Estrecho en demasía, y con una flecha apuntándote… La verdad es que no invita a entrar. Y estos son los errores que el Feng Shui resuelve divinamente, porque te enseña a “mirar” todo lo que te rodea bajo su prisma. Y eso te ayuda a hacer usables todas las zonas de tu casa.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad