En Feng Shui no hay nada malo y bueno, todo depende. Una entrada estrecha puede parecer mala y sin embargo ser fantástica a nivel de energía, porque cumple con su objetivo de sedar lo que viene desde la calle, antes de entrar a mezclarse con las energías que tiene la casa. Y la decoración feng shui resuelve cualquier problema. Con su maestría en el manejo de colores, materiales y formas en función de las necesidades energéticas de una zona, sirve para ver lo que no se ve y crear espacios tan exquisitos como el de esta foto, que a priori, parece estrecho y feo.
 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad